A mis setenta y tantos años, sin haberme quedado un sólo día en cama enfermo, tener 9 hijos y gozar el amor intensamente, me doy cuenta de que toda la vida he disfrutado mi trabajo maniobrando la estética, abriéndole las puertas a la belleza.

Hoy la vida me regala incorporar una nueva generación a mi pasión de vida.

Proyectos

Saber ver, sentir y observar nos dan la capacidad de entender tus expectativas y de interpretar tus deseos.

“La belleza de la vida depende, en gran parte, de cómo somos capaces de administrarla”.
Living.
Comedores.
Baños.
Terrazas.
Exteriores.